RH

Otro Punto Estratégico hoy en día: La Gestión del Talento Humano

Hoy por hoy no es suficiente para una organización atraer empleados a su empresa, sino que además de generar una estrategia de negocio, la organización debe incluir planes y procesos para desarrollar y administrar a dichos empleados que fueron atraídos por la misma. En las condiciones de los mercados y la competitividad de los mismos, para que una organización tenga éxito, es indispensable contar con su capacidad de innovación, que evidentemente no deja fuera al tema del Talento.

Debemos observar que dentro de las últimas dos décadas se ha tenido una evolución dentro del concepto de  “recursos humanos”  orientado más a una  “gestión de talento”, la cual se define como un conjunto de procesos diseñados no solo para atraer personal, sino que incluyan iniciativas para  desarrollar, motivar y retener a los empleados de una organización. La gestión de talento incluye generar estrategias que impacten por ejemplo  en la relaciones laborales a largo plazo, en el bienestar de las familias y de los mismos trabajadores como una forma de motivación y retención del empleado en la empresa.

Diferentes autores coinciden en que el talento humano se refiere a un conjunto conocimientos y comportamientos  de los individuos y equipos de trabajo en las organizaciones, incluyendo habilidades, convicciones, motivadores y expectativas respecto a la organización, trabajo y sociedad. 

Naturalmente el talento humano no podrá desarrollarse por sí mismo, se necesita de un acompañamiento empresarial para respaldar al trabajador en este desarrollo. En este sentido, el objetivo principal de una compañía consiste en consolidar el talento humano, utilizando diversas estrategias, entre las cuales hay que resaltar una organización de recursos humanos basada en la colaboración, confianza y empowerment, así como en las buenas relaciones laborales. 

La gestión del talento se asocia generalmente a los aspectos de la gestión por competencias.  El término “competencia” se define como un conjunto de habilidades, saberes, técnicas o formas de pensamiento que le permiten al empleado desarrollar sus labores. Las competencias ayudan al personal a identificarse con los objetivos del puesto que desempeñan y como impactan en las metas integrales de una organización, permiten a su vez una toma más eficiente de decisiones y la solución de problemas, contribuyen a la formación de líderes y dirigentes, conducen al incremento de la productividad y calidad del trabajo, entre otros, creando de una manera orgánica el antes mencionado Empowerment.

Cabe mencionar que la gestión del talento humano es una de las herramientas productivas más importantes que tienen las empresas: Peter Drucker en la década de 1990 afirmaba que lo importante del conocimiento es su capacidad para producir riqueza. En este contexto, define el “talento humano” como: “todos los programas de formación que buscan mejorar el rendimiento, levantar la moral y aumentar el potencial de los empleados que hacen parte de una organización. Es un medio relevante para la planeación de proyectos de vida y de trabajo del personal, pero al mismo tiempo es un aspecto clave para el logro de los objetivos y mejoramiento de posibilidades organizacionales futuras en términos de competitividad”.

Concluyendo:  la gestión de talento humano constituye un factor estratégico para el desarrollo empresarial siendo tan importante como el plan de negocio comercial dentro de una empresa, en especial estando estrechamente relacionado con los procesos de formación y desarrollo del talento humano y de la innovación.